Juan Pablo Gaspar: Saltos de un caballero - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Juan Pablo Gaspar: Saltos de un caballero.

Publicado por en  

IMG_3622

Él y un caballo juntos son una combinación de pasión y complicidad; son sólo dos seres vivos que aman saltar en una pista.


 

 

Era momento de cerrar la competencia y salir a la pista. Juan Pablo había presenciado la participación de la francesa, Camille Conde, quien hasta ese momento se colocaba en la posición de honor. A pesar de ello, su rostro se mostraba tranquilo y relajado; estaba concentrado.

 

Junto a “Puertas Blue Dream”, salió a la pista, dio sus últimos saltos y cambió su historia; cumplió uno de sus sueños. Más de 600 asistentes le hacían saber al tapatío, con aplausos y gritos, que había conseguido ser el mejor del mundo. Estaba hecho, 32.49 segundos fue su tiempo de éxito; a sus 14 años de edad, había logrado ser el ganador del Campeonato Mundial Infantil Ecuestre 2013.

 

El Club Hípica es uno de sus mejores lugares para estar. Y fue justo ahí, rodeados de una vista que permite disfrutar de la naturaleza y de un ambiente completamente ecuestre, donde nos dimos cita para platicar con Juan Pablo. Al verlo, estrecha su mano y da un saludo cordial. Su mirada y cálida sonrisa explican su placer por la equitación. A su edad, se podría esperar una escasa templanza, sin embargo, en su caso es diferente. Se le ve feliz, despreocupado pero firme.

 

Insight

 

Hace siete años que incursionó de manera profesional en la equitación. En su trayectoria se encuentran también: la conquista del Campeonato de Infantiles en San Sebastián, España y la representación de México en competencias en Brasil.

 

Su amor por los caballos es un sentimiento que lo ha acompañado a lo largo de toda su vida. Gracias a su familia y personas cercanas a él es como ha logrado que su pasión por la equitación sea ahora un estilo de vida. “Desde pequeño me subían a los caballos y dicen que lloraba cuando me bajaban. Mi mamá montaba, y a mi papá y a mi padrino les gusta montar. Así que nunca he tenido un solo momento en el que no esté cerca de un caballo”, cuenta Juan Pablo.

 

Juan Pablo tiene su propia percepción de vida, una que es auténtica y que ha moldeado gracias a los caballos. Su talento va más allá de ser un joven que tiene la habilidad de montar. Él y un caballo juntos son una combinación de pasión y complicidad; son sólo dos seres vivos que aman saltar en una pista.

 

“Yo creo que la convivencia con los animales te hace ver la vida de otro modo. No es lo mismo jugar con una pelota que sabes que tú la controlas. Aquí (la equitación) depende de un animal. Un día se levanta de malas y dice hoy no quiero, hoy me siento mal. Pero también hay días en los que tú te sientes mal y el caballo trae mucha energía y quiere saltar. Entonces, enfrentas cada día cosas nuevas; es padre no siempre hacer las cosas igual”.

 

Una de sus obligaciones importantes a su edad, es la escuela. Tiene que trabajar para lograr un balance entre casi cuatro horas diarias de entrenamiento, las tareas y los exámenes. “Ahorita estoy en una escuela muy padre. Me apoya mucho en la equitación, saben que me gusta. Ellos también ponen un poco de su parte. Ahorita estoy muy feliz ahí y muy agradecido porque no muchas escuelas me permiten practicar lo que más me gusta”, comenta.

 

Hoy ya es tarde para seguir en la categoría de infantil, ahora va como juvenil. Actualmente, a sus 16 años, se enfrenta a un nuevo ciclo, mayores retos y nuevas metas. Algunos de sus éxitos en esta nueva etapa fue ganar medalla de bronce y el título de Mejor Jinete en el Winter Equestrian Festival Wellington, en donde representó a México en la categoría Juniors, en Florida, Estados Unidos. También, ganó la prueba libre con obstáculos y la prueba Clásico Hípica, ambas a 1.40 metros, en el marco del Festival Hípica Guadalajara 2014 y, recientemente, siendo el jinete mexicano más joven de la competencia, logró obtener el sexto lugar en la final individual de salto con obstáculos en el Gran Premio del Campeonato Norteamericano FEI Juvenil y Young Rider en Lexington, Estados Unidos.

 

“De los muchos, yo creo que el mayor es ir a una Olimpiada y representar a México, pero no sólo es ir sino tener un buen papel y regalarle una medalla a mi país”, habla de sus sueños, altos y concisos como sus saltos. Juan Pablo no se detiene; sigue creciendo, aprendiendo y preparándose. Espera también, pronto llegar a competir en el Spruce Meadows en Calgary, Canadá, el lugar que reúne a los mejores atletas del mundo de los deportes internacionales a caballo.

 

“La equitación lo es todo”, lo dice en tono serio pero sin perder entusiasmo.

 

Plus

 

Yei!:¿Qué fue lo que te animó a practicar este deporte?
Juan Pablo: La pasión, a mí cuando algo me gusta trato de llegar a ello.

 

Yei!: Una parte importante es la familia, ¿cómo te apoyan?
J.P.: Gracias a Dios porque me regaló una familia en donde a todos nos gustan los caballos. Un fin de semana normal para nosotros es irnos a montar, es nuestro momento juntos, por así decirlo. Es divertido también, viajar con mi papá por cosas de caballos y compartirlo con mi mamá y con mis hermanas.

 

Yei!: Antes de empezar una competencia, ¿en qué piensas?
J.P.: Trato de no pensar mucho en ella. Antes de competir, trato de hacer otras actividades; no estoy tan concentrado en eso. Y ese día, despejar la mente, estar tranquilo hasta que llego a la pista. Trato de concentrarme bien para hacer el mejor plan, dejar que las cosas fluyan y me concentro.

 

Yei!:¿En qué consiste tu equipo personal de equitación?
J.P.: Un casco de seguridad, la presentación, una corbata blanca, una casaca, pantalón blanco, botas y es lo básico. Y en el caballo, que la brida esté bien y que la montura esté bien. En el 90% de la equitación se usa una mantilla y un cojín como básico.

 

Yei!: ¿Cómo logras la comunicación con el caballo?
J.P.: Yo creo que es el gusto. Hay personas que no les gustan los perros y simplemente no puede tener esa comunicación. A mí los caballos me fascinan y es como una comunicación de confianza, un entendimiento.

 

Yei!: ¿El caballo siente cuando tú no estás con la mejor energía?
J.P.: Hay estudios que dicen que si tú sientes miedo se lo transmites al caballo. Hay gente que les habla. La verdad, yo no les hablo como tal, pero en mi mente digo: Venga, vamos a estar bien. Como darle confianza y sentir que todo va a estar bien, que no está solo.

 

Yei!: Del mundo de los adultos, ¿qué es lo que no te gusta?
J.P.: Yo creo que tendría que llegar a ese momento y te lo tendría que decir. Pero creo que tantas obligaciones.

 

Yei!: ¿Cuáles son tus materias favoritas?
J.P.: Si pudiera escoger una, el recreo. No soy muy bueno para las Matemáticas pero si me gustan. Lo que no me gusta es Español.

 

Yei!: ¿Qué haces en tus tiempos libres?
J.P.: Mis tiempos libres los dedico aquí (Club Hípica), vengo a ver a mis caballos y leo sobre caballos. Todo mi tiempo libre es para los caballos.

 

Yei!: ¿A quién admiras?
J.P.: A mi papá. Él es el que diario está detrás de mí, el que siempre me apoya. Hay personas que les gusta demasiado este deporte pero que no tienen el apoyo.

 

Yei!: ¿Hasta qué edad te ves en este deporte?
J.P.: Hasta que Dios me deje.

 

Ser amable, de alto carisma y tenacidad rigurosa son características que forman parte de su estado natural. Juan Pablo Gaspar es, hoy en día, un jinete con talento para rebosar.

 


Por Tomás R. Almanza. Entrevista: Beatriz Haydeé Olmos Playas. Foto: Fátima Ceballos Neri.
*Artículo originalmente publicado en el nº11 de Yei!

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario