Cómo funciona el bullying y cómo prevenirlo - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Cómo funciona el bullying y cómo prevenirlo.

Publicado por en  

el bullying y cómo prevenirlo.

La violencia no es exclusiva del entorno escolar; puede iniciar en casa manifestándose de diversas maneras. Cualquier niño puede ser parte del bullying; ya sea como agresor, como agredido o como testigo. ¿Cómo funciona el bullying actualmente y cómo prevenirlo?

 


 

El bullying siempre ha existido. El acoso escolar había permanecido oculto por ser considerado como algo natural en el comportamiento entre estudiantes; como algo pasajero donde había peleas, enfrentamientos y agresiones de todo tipo. Y al no considerarse un problema, no se hacía nada al respecto. Más bien, era una oportunidad del estudiante para desarrollar diversas habilidades en donde el menor tiene que aprender a resistir, a defenderse, a hacerse respetar e incluso a devolver el golpe; animado, en la mayoría de los casos, por los padres de familia y sus compañeros.

 

Está claro que, por una parte, esas “lecciones de vida” son reales para un estudiante, sin embargo, en vez de impulsarlo a salir a la vida, lo priva, lo aísla. En ningún lado se ha visto que el hombre aprenda a funcionar en la vida partiendo de la violencia.

 

Características para identificar si tu hijo (a) vive el bullying

 

  • Cuando existe el maltrato que alguien ejerce sobre otro durante un tiempo repetitivo, aunque  incluso un episodio único puede ser considerado una forma de acoso escolar entre pares.
  • Cuando hay intención de lastimar, es decir, que un sujeto realiza premeditadamente comportamientos agresivos con el fin y la expresa intención de agredir al otro y provocarle daño.
  • Cuando se presenta una relación fundada en la desigualdad de fuerza entre un agresor y una víctima. El agresor frecuentemente es más fuerte y es apoyado por un grupo de compañeros. En tanto, la víctima es más débil y no es capaz de defenderse.

 

¿Quienes forman parte del bullying?

 

Actores y sus respectivos guiones:

 

  • Agresor-Victimario

Se ha identificado como aquel estudiante físicamente más fuertes que los demás y que tiene dificultad para ponerse en el lugar de los otros, es decir, generar empatía. Exhibe actitudes intolerantes y elevada justificación de la violencia, así como comportamiento impulsivo, baja tolerancia a la frustración, dificultad para cumplir normas y de comportamiento disruptivo. Interactúa negativamente con el profesorado y presenta problemas académicos. Tienen una fuerte orientación a dominar a los demás, cuyo comportamiento les funciona para obtener poder, comunicación y protagonismo; lo cual no obtienen al exhibir un comportamiento distinto.

 

  • Agredido-Víctima

Se encuentra en mayor riesgo de serlo cuando se tiene escasas o nulas relaciones sociales; son tímidos y tienen alguna incapacidad o sobreprotección maternal. Exhiben una conducta muy pasiva ante situaciones violentas, elevada inseguridad y baja autoestima.

 

  • Testigo

Observa la situación de acoso escolar. Participa como espectador, animando a quienes ejercen violencia o incluso puede tratar de ayudar al agredido. Juegan un papel  muy importante porque son, finalmente, los que van a dar el reconocimiento que necesita el agresor.

 

Tipos de acoso escolar

 

  • Físico: Se refiere a cualquier acción no accidental, que genere daño físico o enfermedad en la persona afectada. La intensidad del daño puede variar desde una contusión leve hasta una lesión mortal. Este tipo de violencia suele darse con mayor frecuencia en hombres y se manifiesta con empujones, puños, patadas o golpes con objetos.

 

  • Psicológico: Se trata de acciones, omisiones o actitudes que pueden provocar o provocan daño emocional, tales como hostigamiento, manipulación, exclusión social,  intimidación y agresiones verbales (insultos, menosprecios, apodos, burlas, etc.).

 

  • Cibernético: Son manifestaciones de violencia que se dan entre compañeros mediante el uso de la tecnología (Internet, teléfonos celulares, mensajes digitales, etc.). El bullying cibernético es diferente a otras formas de intimidación, al permitir el anonimato del agresor. Además, puede reducir el sentimiento de responsabilidad de quienes agreden, pues no obliga el contacto cara a cara. Recordemos que  en estos medios se presta la violencia psicológica por medio del hostigamiento, la intimidación, la ridiculización o por fotografías de desnudos o mostrando posturas sexuales.

 

  • Sexual: Es la acción u omisión mediante la cual se induce o se impone la realización de prácticas sexuales no deseadas o respecto de las cuales se tiene incapacidad para consentir.

 

Qué contribuye a mantener el bullying

 

El comportamiento de bullying no es una conducta que se consolida “de un día para otro”; el alumno durante algún tiempo y en diversos escenarios, como la escuela y su casa, aprende a usarla en el día a día para lograr lo que desea. Y en este proceso de aprendizaje, se presentan eventos ambientales que facilitan que el estudiante la use, es decir, se refuerza el uso de la conducta del bullying, dado que generalmente su comportamiento no tiene consecuencias. Por ejemplo, cuando un profesor no lo castiga o en algunos casos, lo castiga a la par de la víctima.

 

¿Cómo prevenir el bullying entre los niños?

 

  • El respeto a la diversidad, incluyendo a uno mismo. El alumno que no se involucra en situaciones de bullying se caracteriza por ser una persona que no justifica el uso de la violencia, acepta la diversidad que exhiben sus compañeros de clase y exhibe tolerancia ante ellas, no es racista, sexista; y al parecer, ha superado la dicotomía sexista, es decir, no se identifica con el estereotipo femenino o masculino tradicional, ya que incorpora la totalidad de los valores y comportamientos, tanto masculinos como femeninos inmersos en la sociedad.

 

  • Atención en los medios de comunicación. En cierto sentido, la presencia del amarillismo se encuentra al alcance de los menores de edad.  Los niños son bombardeados, desde diversos frentes, por la televisión, Internet, los videojuegos e incluso dentro del mismo núcleo familiar; llenando sus mentes de violencia.

 

  • Apoyo de los padres. El mejor apoyo que pueden tener los hijos de los padres, para prevenir y enfrentar la violencia, es vivenciando día a día los valores, junto al mayor conocimiento del niño para tener la capacidad de identificar sus necesidades, así como brindarle eso que necesita en el momento y forma adecuada. Ésta es la clave para generar su confianza, aceptación y seguridad.

 

Lee también: La tolerancia, un camino contra la discriminación

 

Las agresiones psicológicas son la principal forma de acoso escolar. Conozcamos más de cerca la comunicación no violenta para mejorar nuestra forma de expresarnos ante los demás.

 

Comienza por comunicarte de forma positiva con tu hijo

 

  • Escucha atento, con respeto, empatía y propicia el deseo mutuo de dar desde el corazón.
  • Evita emitir juicios moralistas que presuponen error o maldad en todo aquel que no actúa de acuerdo con nuestros sistemas de valores.
  • Evita  el uso de comparaciones, que bloquean la compasión por los demás y por nosotros mismos. Otra de las características del lenguaje, que bloquea la compasión, consiste en la comunicación de nuestros deseos en forma de exigencias.
  • Desarrolla la observación y  rompe con la evaluación para evitar que la otra persona se sienta criticada y actúe oponiendo resistencia.
  • Identifica y expresa los sentimientos: Se nos educa para orientarnos hacia los demás, más que para estar en contacto con nosotros mismos. Tenemos metida en la cabeza la siguiente pregunta: “¿Qué quieren los demás que yo diga y haga?”
  • Asumir la responsabilidad de nuestros sentimientos: Lo que hacen los otros puede ser el estímulo de nuestros sentimientos, pero no la causa. Nuestros sentimientos son el resultado de cómo elegimos tomarnos lo que dicen y hacen los demás, y también de nuestras necesidades y expectativas particulares en ese momento.
  • Los juicios que hacemos sobre otras personas son expresiones transferidas de nuestras propias necesidades insatisfechas.
  • Si expresamos nuestras necesidades es más probable que podamos satisfacerlas.

 

Ten muy en cuenta que la violencia no es exclusiva del entorno escolar; puede iniciar en casa manifestándose de diversas maneras. Puede tomar la forma de descuido personal, falta de límites, falta de seguridad, de calidad en la atención, en las actitudes como desvalidar al otro, hacerlo menos y todas las demás actitudes que se han mencionado.

 

Recuerden papás que la violencia se puede generar por la vivencia de cualquiera de estas dos formas: La permisión y el autoritarismo. Si evitamos caer en los extremos, en la división o en cualquier forma que nos separa de los demás, podremos llevar una vida más equilibrada y funcional.

 

Cómo ayudar a tu hijo (a) a hacer frente al acoso escolar

 

  1. Escucha atentamente a tu hijo. De esta manera podrás percibir qué papel juega en la situación.
  2. Pregúntale con tranquilidad, cómo ha estado afrontando el problema, y examinen juntos otras opciones.
  3. Coméntale a tu hijo el mensaje de que nadie merece ser agredido.
  4. Ofrécele hablar con su profesor en privado, sin escándalo, aunque tu hijo se muestre reacio y no quiera que intervengas por medio al rechazo y a la vergüenza que esto pueda producir entre los demás.
  5. Reúnete con tu hijo en la puerta de la clase, al final de la jornada escolar, esto puede brindarle apoyo y protección. Antes asegúrate de preguntarle si está de acuerdo, ya que para algunos niños puede resultarles embarazoso.
  6. Si tu hijo no pertenece a ningún grupo de compañeros y juega solo en el patio, dile que se sitúe cerca del maestro que está vigilando el patio (es una solución a corto plazo).
  7. Desarrolla su seguridad en sí mismo por medio del conocimiento de sus cualidades y defectos, reconoce sus logros e  impúlsalo a concluir sus trabajos o metas para fortalecer la confianza en sí mismo.
  8. El conocimiento del propio cuerpo es importante, pues se trata del reflejo de su mundo interior. Entre más fuerte y seguro se sienta, menos vulnerable será frente a los acosadores. La postura habla. El espejo es una magnífica herramienta para practicar una postura positiva.
  9. Ensaya las expresiones que son utilizadas para meterse con tu hijo, de esta manera le ayuda a hacer frente a las burlas, ejemplo: -Monstruo, orejón, -Oigo el doble que tú.
  10. Diviértanse sacando a relucir las ocurrencias relativas a las circunstancias de tu hijo, evita a toda costa  indicaciones que sirvan de provocación y causen hostilidad.
  11. Presta mucha atención al lenguaje corporal y al tono de voz para ejercitarla.
  12. Anímale a que utilice mensajes en primera persona que le ayuden a ser asertivo, por ejemplo: No me gusta cuando me hablas de ese modo. Basta ya.
  13. Facilita a tu hijo libros ilustrados de cuentos para niños pequeños y libros de capítulos cortos para niños mayores que traten del acoso. Ésto le ayudará a entender que muchas personas sufren el acoso, no sólo él.

 

Ve también: Niños y adolescentes emocionalmente inteligentes

 

Números que queremos cambiar  sobre el bullying:

 

  • México ocupa el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica pública y privada.
  • Afecta a 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria en México.
  • 8 de cada 10 niños sufre acoso escolar.
  • 50% de los padres ignoran que sus hijos son víctimas de la violencia escolar.
  • 67% de los padres se entera del fenómeno a través de sus hijos, no por los maestros o directores de la escuela.
  • 87% de los escolares ha asumido uno de los diferentes roles que existen en el acoso escolar.
  • 61% de los alumnos ejercen violencia a través del abuso verbal y es la principal causa del trastorno de las clases.

 

Fuente: OCDE

 

Libros de apoyo para padres:

El lado humano de las bienaventuranzas de Octavio Balderas Rangel (Valores)

Libertad interior de Octavio Balderas Rangel

Comunicación no violenta, el lenguaje de vida de Marshall B. Rosenberg

 


 

Por Patricia Navares Aguilera

Psicóloga

*Artículo originalmente publicado en el nº11 de Yei!

 

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario