¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos? - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?.

Publicado por en  

fotonoticia_20160120110553_645

Está de más decir, que la estabilidad emocional es un aspecto fundamental para el bienestar como ser humano, sin importar edad. Según la ciencia, la estabilidad emocional comienza a conseguirse a partir de los 2 años, y muchos de ellos, aseguran que existen personas que jamás la encuentran.

 

La estabilidad emocional es la habilidad de reconocer lo que sentimos y las causas que lo provocan para después manejarlas. Y aunque esto no se consigue en una sola noche, es necesario esforzarnos a encontrar, debido a que será de gran ayuda para fortalecer nuestra seguridad.  Es por eso que el día de hoy, nos enfocaremos en estabilidad emocional y en las acciones que reforzarán a nuestros hijos para tener un desarrollo emocional sano.

 

 

Lastimosamente, todos creemos que la baja autoestima que tienen los hijos, es debido a personas externas, por colegas de aula, amigos de la colonia, compañeros de karate o cualquier entorno, que no tiene un vínculo familiar. Y aunque en cierto modo, sí son un factor que interviene, no es el esencial, sino el más decisivo es la familia.

 

 

Esto se debe a que, la familia es el primer grupo de personas con el que el ser humano desde que nace, convive y crecen, ellos son los responsables de integrarlo al mundo mediante enseñanzas, costumbres y comportamientos. A pesar de que las familias son muy numerosas y que cada uno de los integrantes de ésta es importante, es la familia nuclear (padre, madre e hijo) quienes son los que darán las herramientas para que el menor, pueda enfrentarse al mundo.

 

 

El tema de educar a nuestros hijos de forma correcta y sana, nunca tendrá una técnica precisa o un manual para lograr, puesto que todos somos diferentes, tenemos costumbres y reglas distintas en cada familia. Sin embargo, existen acciones con las que podemos lograr una estabilidad.

 

 

  • Sé un Padre amigo: Sé empático con tu hijo y acéptalo como es, con sus gustos que quizás se diferencian con las tuyas.

 

  • Escúchalo: Aprendamos a escuchar a las personas, debes permitir que él diga lo que piensa y siente sin temor a que será ignorado o descalificado.

 

  • Ayúdalo a que identifique sus emociones: Identificar sus emociones será un buen inicio para después aprender a controlarlas. Cuando esté enojado, dialoga con él, antes de regañar o actuar de alguna forma violenta.  Puedes decirle: “Veo que estás enfadado pero es importante que respires hondo y pienses las cosas antes de decirlas, no querrás herir a alguien”.

 

  • Aprovecha las situaciones de otros: Si tu pequeño se dejó llevar por la situación y expresó su enojo de forma violenta o incorrecta hacia otra persona, medita con él respecto a cómo hizo sentir a su amigo o incluso a alguna persona de una película o libro.

 

  • Procura dejar que se exprese: Es importante que evites limitar sus enojos o sus llantos mediante calificativos, decirle “eres un llorón” o “te enojas por todo” solo hará que comprenda que es malo expresar sus sentimientos.

 

 

Es importante que los padres también aprenden a controlar sus emociones, ya que los hijos son un gran reflejo de ellos. También podrías ejecutar estas acciones en ti mismo.

 

 

Por Fernanda Pacheco

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario