¿Cómo manejar los berrinches de mi hijo en público? - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


¿Cómo manejar los berrinches de mi hijo en público?.

Publicado por en  

rabietaG

Los berrinches de un pequeño en público siempre son un dolor de cabeza pero cuando se trata de tu  propio  hijo pasa ser una tremenda migraña.

Cada vez que esto sucede, tú hijo se tira al suelo,  grita, llora y patalea convirtiéndolos  en el centro de atención del lugar, todas las miradas que juzgan la situación están sobre ustedes, mientras tú le adviertes con coraje  y entre dientes  que deje de llorar pero pareciera que el escucha un  “si, sigue llorando, ganaras lo que buscas” y sinceramente no está lejos de la realidad, porque al final de cuentas terminarás dándole lo que él desea con tal de que termine ese bochornoso momento para todos pero especial para ti.

 

 

 

 

Después te dices a ti misma que esto no volverá pasar, que pensaras en mejores medidas, pero  por más que investigaste y comentaste con padres que viven lo mismo que tú, no logras encontrar una solución para evitarlos.

 

 

Pero la pregunta es ¿Los berrinches pueden evitarse?  

 

 

Según la psicóloga y conductora del programa educativo para padres “Supernanny” Rocío Ramos-Paul, mencionó que los berrinches son necesarios en la etapa infantil, ya que los pequeños no saben cómo contar que les pasa, agregando que lo único que nos queda hacer como padres es “guiar su comportamiento y enseñar al niño que esa no es la forma adecuada de expresar su enfado, cansancio o malestar”.

 

Entonces, nuestra tarea es enseñarle al infante que no necesita realizar berrinches ni gritos para conseguir las cosas. Lo ideal sería mencionarle de forma directa  que está tomando una actitud inadecuada. Evita a toda costa darle un sermón en medio de la rabieta de todos los castigos que recibirá al llegar a casa, porque provocarás más enojo y frustración de su parte. Si el comportamiento continua deberás ignorarlo, demuéstrale que con esas actitudes no recibirá atención alguna, por lo tanto él observará que su desgaste será en vano.

 

 

Cuando el berrinche haya finalizado, y la situación esté alejada de la tensión y sobre todo que tú estés calmado, es recomendable dialogar con el pequeño. La comunicación es la base de todas las relaciones, es por eso que será necesario que platiques con él sobre lo ocurrido e informarle que no ganará nada con esa conducta.

 

 

Por último, es importante que si asistes al supermercado mencionarle que solo se gastará en lo que se necesite y nada más. Anticipa que no habrá compras en lo que él quiera, sino en solo lo que se ocupa. Por ejemplo;  “Cariño, hoy venimos al supermercado a comprar la harina para  preparar los hot cakes  que tanto te gustan, no comprare nadamas”.

 

 

Otra estrategia que puedes hacer para evitar que los berrinches se ponga un poco más pesado, es llevar en tu bolso su juguete favorito, galletas o fruta. De esta forma su mente podrá olvidarse con más facilidad de lo que anteriormente deseaba.

 

 

Sabemos que los niños siempre querrán todo y no tiene nada de malo darle pequeños detalles si consideras que se lo merecen (cuando fue ganador de un concurso por el cual se esforzó u obtuvo excelentes calificaciones) pero debemos estar atentos a no darles lo que ellos quieren al momento que lo deseen, sino nosotros mismos seremos la fábrica de sus berrinches, ya que le acostumbraremos a conseguir las cosas de manera caprichosa. Recuerda que todo es con medida. Poner límites será tu clave para minimizar el ciclo de los berrinches. Ser firme con nuestras decisiones para su mejor formación también es amor.

 

 

Por Fernanda Pacheco

 

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario