Cuida la piel de tu hijo en verano - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Cuida la piel de tu hijo en verano.

Publicado por en  

BEBE PIEL

Con el calor que se avecina este verano, las ganas de salir corriendo a la playa o a la alberca se vuelven insoportables. Tanto si somos papás primerizos como si no lo somos, surgen dudas respecto al cuidado de la piel de los pequeños: ¿Podemos hacer uso de un protector solar para toda la familia?, ¿Qué repelente de insectos puedo utilizar?, ¿Qué puedo hacer en caso de una quemadura solar? Entre muchas otras. Para disfrutar al máximo el verano, toma en cuenta lo siguiente:

 

 

 

 

  • USA PROTECTOR SOLAR

El uso del protector solar es muy importante, en primer lugar, para prevenir una quemadura solar, la cual aparece como piel de un color rojo intenso junto con una sensación de quemazón y ocurre hasta de 4 a 6 horas posteriores a la exposición al sol sin protección. Además del dolor y que puede arruinar las vacaciones, no hay que dejar de lado que las quemaduras intermitentes en un niño son un factor de riesgo para presentar cáncer de piel y tienen un efecto acumulativo. Cinco episodios de quemadura solar por década, incrementa hasta tres veces el riesgo de adquirir melanoma, el cáncer más agresivo de la piel.

 

Después se encuentra el foto daño, un efecto a largo plazo de la exposición a la luz ultravioleta. Es un proceso degenerativo de la piel que se presenta como envejecimiento prematuro; el protector solar es la crema antiedad más eficaz.

 

Y para finalizar, el protector solar es primordial por la inmunosupresión, es decir, la baja de nuestras defensas que nos hace más susceptibles a adquirir no solo otro tipo de tumores sino también a presentar infecciones virales y bacterianas, tanto en el sitio de la quemadura como fuera de él.

 

 

 

  • LA MEJOR HORA PARA TOMAR EL SOL

Ninguna es la mejor hora para tomar el sol; el bronceado saludable no existe, pero las horas en las que, definitivamente, es mejor mantenerse bajo la sombra es de las 11:00 h. a las 16: 00 h.

 

 

 

  • ZONAS DEL CUERPO EN LAS QUE DEBES APLICAR EL PROTECTOR SOLAR

El protector debe de aplicarse siempre en cara, cuello, nuca y en áreas expuestas al sol. Aplicar una cantidad generosa con un masaje suave para que se difumine lo mayormente posible. Si es en spray, debes aplicarlo en tu propia mano y después lo distribuyen en cara con cuidado para que no entre a los ojos, en el cuerpo se puede aplicar con disparos directos (es normal que los protectores para niños dejen la cara un poco blanca, este se absorbe por sí solo de 20 a 30 minutos).

 

 

 

  • ELIGE EL PROTECTOR SOLAR ADECUADO

El factor de protección solar (FPS) es una calificación que muestra la medida de tiempo en la que el sol ocasionaría una quemadura sin utilizar el protector y el FPS mínimo a utilizar varía según el fototipo de cada individuo. Es lógico creer que un FPS de 100 es mejor que uno de 30, sin embargo, los FPS altos no 0. Para fototipo 3 o 4 (que es color de piel que presentamos la mayoría de los mexicanos), un FPS 30 es más que suficiente. Y para fototipos 1 o 2 (personas de piel muy clara) deben de utilizar al menos un FPS 45.

 

Para los pequeños de la casa debemos de buscar un protector solar adecuado para niños, estos son más grasosos y pastosos que los que preferimos utilizar los adultos porque tienen menor contenido de químicos.

 

Los protectores solares en spray suelen ser más cómodos y más aceptados por los niños. Si vamos a entrar a la alberca, hay que buscar un protector solar que sea resistente al agua y debe colocarse al menos 20 minutos antes de entrar al agua. Recordemos que solo protege de 40 a 80 minutos por lo que hay que estar recolocando. Un niño menor de 6 meses no debe de usar protector solar por el riesgo de toxicidad y los bebés deben de limitarse a estar siempre bajo sombra.

 

El protector solar debe de utilizarse todos los días y recolocarse cada 2 a 3 horas hasta antes de las 16:00 h. Al principio es un poco difícil acostumbrarnos, una sugerencia que hago a mis pacientes es mantener un protector solar en spray (porque es más práctico) en el mismo lugar donde colocamos las llaves antes de salir de casa, así nos vamos haciendo al hábito familiar de colocarlo antes de salir

 

 

 

  • La ropa también te protege del sol

La ropa debe ser la primera línea de defensa contra el daño del sol además del uso de protector solar. Busca ropa clara y de algodón que te cubra la mayor parte de piel posible. A la hora de buscar traje de baño, lo ideal es buscar trajes de baño de una sola pieza que cubran el torso o playeras especiales para nadar. También utiliza sombreros de ala ancha (no menos de 7 cm) hechos de algodón y lentes de sol que ofrezcan protección UV.

 

 

 

  • ¿Qué puedo utilizar en caso de una quemadura solar?

Aunque lo ideal es que la quemadura no se produzca, a veces, pese a nuestros esfuerzos, ésta va a presentarse. Recuerda que se requieren tan solo 15 minutos o menos de exposición solar directa sin protección para que se presente una quemadura y se puede manifestar hasta 4 horas después de la exposición. Lo primero que debes hacer cuando esto pase, es llevar al niño a un lugar fresco con sombra, colocar fomentos de agua fresca o un baño para disminuir la molestia, después, utiliza un humectante que, idealmente, sea blanco y sin aroma. También puedes utilizar una crema after sun, la mayoría están hechas a base de humectante y aloe vera, y proveen un efecto refrescante. Si observas la presencia de ampollas acude a tu Pediatra o Dermatólogo de confianza.

 

 

 

  • Qué repelente para insectos puedo utilizar?

No utilices un repelente para insectos que tenga FPS, ya que el protector solar debes de recolocarlo cada 2 a 3 horas y el repelente no. Utiliza preferentemente repelentes que contengan DEET del 10% al 30% (algunas sustancias naturales u orgánicas son en realidad más dañinas para el organismo) y pueden utilizarse en niños mayores de 2 meses. Si la etiqueta dice contener DEET al 10% tiene una duración de protección de 2 horas, en tanto que al 30% protege hasta por 5. Colócalo en áreas expuestas evitando, en niños más pequeños, ponerlo en las manos por el riesgo a que se las lleven a su boca. Tras entrar a un lugar cerrado o ir a dormir, siempre hay que enjuagar el repelente o limpiar las áreas con toalla húmeda.

 

 

Disfrutemos de un maravilloso sol de verano siempre con responsabilidad. No olvides poner el ejemplo, no podemos pedir a nuestros niños que utilicen de forma frecuente el protector solar si nosotros no lo hacemos; el que nos vean hacerlo es la mejor manera de formar en ellos el hábito de protegerse del sol.

 

 

Por:
Dra. Julieta Osuna Osuna Pediatra y Dermatóloga Pediatra
julietaderma@gmail.com
T. 3631 3801

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario