Fobias infantiles y cómo prevenirlas - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Fobias infantiles y cómo prevenirlas.

Publicado por en  

School-Anxiety

Todos podemos llegar a tener algún tipo de miedo o temor, lo cual no es algo fuera de lo que, por naturaleza, el ser humano puede experimentar; sin embargo, cuando ese temor hacia alguien o algo permanece de manera habitual, entonces podríamos estar ante un caso de fobia.

 

Diferentes fobias se presentan a lo largo de las etapas que vamos experimentando, las más comunes son las que representan actitudes de ansiedad asociada con un objeto o situación específica. Por lo general, una fobia comienza con el temor o miedo extremo pasando a interferir con las rutinas y actividades normales. Es decir, tu hijo, siendo niño o adolescente, puede estar desarrollando su vida académica normal, teniendo costumbres como cualquier niño de su edad, pero cuando por cualquier circunstancia se suscita el tema por el cual tiene temor o miedo, puede interrumpir la posibilidad de seguir desarrollando sus actividades de manera normal.

 

¿Por qué los niños tienen fobias?

Las fobias son miedos irracionales que los niños tienen por algún suceso vivido, ocurren ya sea por herencia de los padres o por su gran capacidad de imaginación, en ocasiones, también están relacionadas con la inseguridad que pueden desarrollar dentro o fuera del hogar. Pueden aparecer durante toda la infancia pero es más común que aparezcan desde los cuatro hasta los doce años aproximadamente, que es cuando comienza la etapa de la adolescencia, dependiendo de la evolución y madurez de cada niño.

 

Hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de fobias en la infancia, y que muchas veces forman parte del desarrollo de los niños. Las causas de las fobias varían en cada caso, pero generalmente se relacionan con algún evento desagradable que se ha ido reforzando con las situaciones que se viven en el día a día.

 

 

Cómo prevenir que el miedo se convierta en fobia

Hay niños que por diferente razón son más cohibidos o tímidos que otros y que tienen miedos diferentes a los que como padres experimentamos. Es importante conocer a tu hijo para poder identificar sus debilidades, no porque el miedo sea un desacierto en tu hijo, sino porque el miedo, al no ser controlado, puede convertirse en fobia.

 

Si bien, un niño por naturaleza tiene inseguridades y miedos ante situaciones de escuela, de casa, familiares, que se comprenden, puede existir un foco rojo que como padres debemos saber detectar de manera inmediata: el miedo convertido en fobia. Los hijos, como puede suceder, tienden a agrandar experiencias, buenas o malas, pero al hacer grande su miedo, este se vuelve un problema cuando la mente va jugando con él y la mente siempre tendrá la mayor influencia en la persona. Los pensamientos de él pueden volverse más profundos ante ese miedo que tiene y por ende traer consigo un descontrol emocional, físico y mental.

 

Antes que nada, es importante que no muestres ansiedad o estrés ante los miedos de tu hijo porque esto únicamente produce más miedo, dependiendo de la edad y el caso. Lo que se debe hacer enseguida es hablar con él y explicar que el miedo es natural, mostrando comprensión y respeto por sus sentimientos, identificar cuándo, y bajo qué circunstancias su miedo se produjo y actuó sobre él.

 

Otro punto clave es fomentar un ambiente de tranquilidad y trabajar sobre sus pensamientos enseñándole que el peligro no es tan grande, pero que imaginarlo puede traer consecuencias no positivas; ante esto, es posible controlarlo pero sobretodo buscar la ayuda de un especialista para que con ello la carga de este problema sea más ligera, más fácil y más práctica de solucionar.

 

Es importante estar alerta, porque si dejamos pasar el tiempo sin buscar la ayuda adecuada, podría tener efectos emocionales y académicos en su desarrollo intelectual, sentimental y emocional. Lo adecuado es que cuando estés ante la sospecha fundada de que tu hijo se encuentra ante este problema puedas acudir con la persona idónea que pueda emitir un diagnóstico y tratamiento para la fobia en potencia.

 

 

¿Es posible tratar las fobias?

Sí es posible tratar este problema anímico y mental. Hay muchos modelos y técnicas para los trastornos de ansiedad pero es necesario recurrir a un especialista pues se requiere la evaluación del inicio de la fobia, su evolución y un análisis completo del caso para implementar las técnicas adecuadas en cada situación.

 

La mayoría de los casos son tratables y se logran superar con técnicas que los mismos padres pueden aplicar; no obstante, cuando estás fobias no permiten que el niño pueda llevar una vida normal, se recomienda acudir a un especialista: pediatra, terapeuta o, incluso, masajes terapéuticos, los cuales son una solución alternativa para estos casos.

 

Si tu hijo muestra emociones más altas que otras es porque debes prestarles atención, sean buenas o sean malas. Como mamá es importante estar al tanto de sus emociones, esto no se refiere para nada en obstruir su vida o su intimidad como persona, sino a tener la tarea de conocerlos; ya que en estos casos es difícil que como papá/mamá puedas hacer un diagnóstico no siendo especialista. Pero si eres la persona idónea para sospechar sobre el problema y acudir al médico adecuado y poder llegar a un diagnóstico preventivo certero.

 


 

 

Por Sarah Medina

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario