Hábitos y rutinas. ¿Crees que es un tema común? - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Hábitos y rutinas. ¿Crees que es un tema común?.

Publicado por en  

4-5-years

Los niños en cada una de sus etapas son capaces de adaptarse y realizar ciertas tareas que como padres no los creíamos capaces, pero son estos hábitos y rutinas los que les ayudaran para el correcto desarrollo infantil.

 

Regularmente hablamos de los hábitos y rutinas de los niños para referimos a respetar la hora de dormir, la comida, la higiene, el comportamiento en la mesa y de más, pero, ¿te has preguntado de lo importante que es que los niños tengan el hábito de ayudar en casa? O que tal que un domingo sean capaces de preparar su propio desayuno, lavar su plato y vaso, hacer su cama o sacar a pasear al perro.

 

La mayoría de los padres que conozco suelen decir:

“Me parece que están pequeños; me da miedo que se corten o quemen; prefiero hacerlo yo.”

 

Y no está mal si están dispuestos como padres a asumir que pronto esos niños entrarán a la pubertad y en un abrir y cerrar de ojos a la adolescencia, sin ningún hábito que le permita ser un independiente de mamá y papá; pronto como padres comenzaremos con las discusiones tardías de: limpia tu plato, ¡recoge tu cuarto!, o escuchar esa frase cuando estés muy muy cansada con un chico de 17 años enfrente diciendo: “me haces de cenar mamá”.

 

Los niños en cada una de sus etapas son capaces de adaptarse y realizar ciertas tareas que no pensabas que podrían hacer; somos nosotros los padres los que nos hemos vuelto sobreprotectores, los defendemos de todo lo que aún no les ha pasado y olvidamos que ser la mejor mamá o el mejor papá del mundo, no significa no pedirles tareas para ayudarnos y hacerlos responsables e independientes; en un futuro seguramente se convertirán en adultos profesionistas, conscientes del esfuerzo que cada tarea representa por mínima que esta sea, lo que los llevará a entender esa frase de: para saber mandar, debes saber hacerlo, pero sobre todo valorar a cada persona.

 

Lo transmitirán de generación en generación y habremos contribuido a atacar esa rara condición que se han ganado nuestras últimas generaciones criticados por ser impacientes, malcriados, egocéntricos, nacidos bajo el paraguas de la prosperidad económica e incapaces de atenderse a sí mismos.

 

Tus hijos de 7 a 9 años son capaces de cocinar, tender su cama, lavar los platos de la comida, poner la mesa, guardar sus útiles por sí mismos y eso no te convierte en una mala madre o padre. Enfrentaremos al mundo que se revoluciona a gran velocidad a seres humanos conscientes, independientes, creativos, útiles y respetuosos, usando la tecnología a su favor.

Se una mamá divergente.

 


 

Por: Alejandra Calderón

 

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario