Los niños y los buenos modales - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Los niños y los buenos modales.

Publicado por en  

buenos modales

Los niños y los buenos modales no deben estar peleados, tienen que ponerlos en práctica y no solo con un simple “por favor” y “gracias”. Esto, va aún más allá. Se trata de ser educado, respetuoso y cortés con las demás personas y convivir de manera tranquila ante la sociedad.

 

 

Los niños no nacen con buenos modales, sino que estos deben de enseñarse desde casa pues son quienes le explicarán la manera correcta de comportarse. Ahora, enlistaremos algunos modales que no pueden olvidar:

 

 

 

  • Voltear a ver a los ojos cuando te estén hablando.
  • Nunca interrumpir a los mayores en sus conversaciones a menos que sea una emergencia. Los adultos les darán la atención que necesitan cuando terminen de hablar.
  • En caso de que sea necesario hacer una interrupción decir “disculpe”.
  • Pedir permiso para hacer las cosas, así evitarán algún regaño o tener consecuencias.
  • No hacer comentarios negativos acerca de las personas (ni características físicas, ni maneras de pensar).
  • Saludar al llegar y al irse de una reunión. “Buenos días”, “Buenas tardes”, “Buen día”, “Buenas noches”, “¿Cómo están?”… Nunca está de más.
  • Siempre agradecer si fue invitado a alguna casa de un amiguito, reunión familiar o evento.
  • Antes abrir una puerta cerrada, tocar para preguntar si los pueden atender.
  • Los buenos modales también se ponen en práctica en la mesa: no hablar con la boca llena de comida, bajar los codos de la mesa, tomar correctamente los cubiertos, sentarse correctamente, etc.
  • Decir “Por favor” en lugar de dar una orden o exigir.
  • Decir “Gracias” al recibir algo.
  • Ceder el lugar a quien lo necesiten (adultos mayores, embarazadas, discapacitados).
  • Expresarse correctamente sin groserías de por medio.

 

 

 

Actualmente, vivimos en una sociedad en donde, aunque suene extraño, los buenos modales están en peligro de extinción. Se ha olvidado que esto es parte fundamental en el desarrollo personal y el de toda una sociedad.

 

 

 

Los pequeños se vuelven en un reflejo de lo que viven en sus hogares en cuanto al comportamiento y buenos modales; sobre todo, en los niños más chicos pues no conviven con tantas personas más que sus familiares más cercanos y ellos son su gran ejemplo a seguir.

El comportamiento, la manera de hablar y hasta los gestos se les quedan muy grabados a los niños al momento de convivir con su entorno, se vuelven como “esponjas” que absorben toda la información que captan a su alrededor sin reconocer que es lo correcto o incorrecto.

 

 

 

Por: Karla Dávila Fregoso

 

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario