Las metas de los niños, un camino al éxito - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Las metas de los niños, un camino al éxito.

Publicado por en  

e23.1

Un niño que aprende a fijarse metas y luchar por conseguirlas crecerá con la idea de que es capaz de realizar lo que se proponga y, de esta manera, se convertirá en un adulto exitoso.


 

 

Ya sea que tu hijo quiera destacar en algún deporte, aprender habilidades artísticas, ahorrar para comprar un nuevo videojuego o mejorar sus calificaciones en el colegio; enseñarle a diseñar sus metas y orientarlo en el camino para cumplirlas no solo es una valiosa oportunidad de fomentar hábitos, disciplina y organización; también lo impulsará a ser perseverante y a seguir soñando más alto.

 

Las metas son importantes en la vida para poder cumplir objetivos. Es una destreza que se desarrolla continuamente y afecta todos los aspectos de nuestra vida como lo emocional, social, personal, escolar y laboral. Un niño que aprende a fijarse metas y luchar por conseguirlas crecerá con la idea de que es capaz de realizar lo que se proponga y, de esta manera, se convertirá en un adulto exitoso.

 

Uno de los aspectos más importantes a considerar para que tu hijo sea capaz de plantearse metas y cumplirlas es enseñándole, desde edades tempranas, que con determinación y compromiso es posible cumplir sus objetivos.

 

Suele hablarse mucho de que los adultos exitosos tienen la capacidad de establecer sus objetivos y cumplirlos por medio de una planeación y ejecución adecuada. En el caso de los niños es lo mismo, ellos tienen la capacidad de plantearse metas objetivas pero requieren de tu guía para que lo hagan correctamente y no establezcan una meta demasiado difícil, que les cueste mucho trabajo cumplirla o una demasiado sencilla y que no represente ningún reto.

 

Enseñar a tu hijo a plantearse metas es una oportunidad muy grande para inculcarle a la vez disciplina, perseverancia, hábitos de vida y organización, además de que lo va impulsando a buscar diferentes caminos para lograr lo que quiere. En realidad no es muy complicado enseñarle a plantearse metas, solo debes considerar algunos aspectos que te ayudarán a inculcarle el hábito.

 

Lee también: Hijos perseverantes

 

  • Habla con tu hijo y escucha qué es lo que siente y quiere. De esta forma podrán delimitar cuál es la meta que tu hijo quiere cumplir.

 

  • Establezcan una meta realista para que pueda ser alcanzada. Se deben tomar en cuenta las capacidades de cada uno al establecerla y, al ser lograda, se podrá plantear una meta más alta.

 

  • Las metas deben ser a corto plazo. Un niño pequeño aún no comprende bien la concepción del tiempo, por lo que si establece metas a largo plazo llegará un punto en que sienta que lo que está haciendo no tiene un fin.

 

  • Establezcan metas sencillas. Con el tiempo se puede ir aumentando el grado de dificultad, pero al inicio, es recomendable que tu hijo vea los resultados de su esfuerzo de forma rápida, así su motivación comenzará a aumentar.

 

  • La meta debe ser importante para tu hijo. Como padre solamente eres un orientador al fijar las metas de tu hijo, pues perderá el interés en cumplirlas si no les son llamativas.

 

  • Permite que tu hijo sueñe. Habla con él sobre los pasos a seguir para poder alcanzar su sueño y ayúdalo a delimitarlo para que sea posible realizarlo.

 

  • No impongas tus deseos a los de tu hijo. No cometas el error de querer que tu hijo cumpla los sueños que te hubieran gustado a ti. Los niños son únicos y no tienen por qué seguir el camino que les gustaría a sus padres.

 

  • Sé un ejemplo para ellos. Planifica con tiempo las vacaciones o proyectos y dale oportunidad de que se involucre en todo el proceso, así se convertirá en un hábito en su vida.

 

  • No le exijas más de lo que puede dar. El hecho de que una meta no se haya podido cumplir no representa un fracaso, es un aprendizaje de que algunas veces las cosas no salen como se planearon.

 

  • Lleva un seguimiento. Pregúntale cómo va con sus metas, repasen juntos qué es lo que se ha logrado y qué falta aún. Ten cuidado de no regañar o reprochar si no se puede cumplir la meta, mejor ayúdalo a reestructurarla si el camino que se está siguiendo no da los resultados esperados.

 

  • Recompénsalo cuando cumpla alguna meta por la que se haya esforzado. No se trata de comprarle un regalo o darle dinero, sino que reciba una muestra de reconocimiento de tu parte, puede ser un paseo familiar, una tarde de juegos, hacerle su postre favorito, entre otros.

 

Algo que puede ser muy funcional es elaborar una tabla que los niños vean todos los días y donde vayan marcando sus avances. Pueden decorarla de manera que les llame la atención con dibujos y calcomanías. Cada día que cumplan uno de los pasos de la planeación lo irán marcando, así se convierte en algo más real para ellos. Delimiten cada uno de los pasos a seguir y el tiempo para cumplirlos, así verán qué tanto han avanzado y qué les falta por realizar.

 

Lee también: La verdad sobre la autonomía de los niños

 

No existe un solo camino para enseñarle, busca diferentes alternativas y trabajen juntos durante todo el proceso. Se aprende de los éxitos y errores. Y si tu hijo fracasa en alguna meta, platica con él y busquen diferentes soluciones; aprenderá, se sentirá apoyado y capaz de volverlo a intentar.

 


 

 

Por Lic. Ana Luisa González Durán Lozano
Psicóloga de educación especial
algdl_123@hotmail.com

 

Artículo originalmente publicado en el No. 23 de Yei!

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario