Yoga en Familia: equilibra y armoniza tu hogar - Revista Yei! Social Kids

Revista Yei! Social Kids

  • Síguenos en:


Yoga en Familia: equilibra y armoniza tu hogar.

Publicado por en  

14292687147212

Al cuidar de la salud física, mental y emocional de quienes nos rodean se logra que el ambiente familiar mejore.


 

 

Realizar actividades en familia siempre ayuda a fortalecer los lazos entre sus miembros, ya sean estas actividades deportivas o culturales, convivir en familia es una experiencia gratificante en sí misma. Ejercitarse a través del yoga y en compañía de tus seres queridos es una oportunidad para que la familia se armonice y equilibre gracias a la participación de todos sus integrantes. Sea una familia núcleo o extendida, el yoga familiar comienza por tratarse de la unión entre lo físico y lo mental, y que luego se convierte en la relación en pareja y que pronto se convierte en la de padres e hijos. El Yoga Familiar ayuda a todos: padres, madres (pre y post natal), hijos y hermanos a superar conflictos o bloqueos que impidan y afecten el bienestar de la familia.

 

Cuando existe una falta de armonía en la familia, surgen situaciones que pueden generar daños emocionales, mentales y hasta físicos. La tensión provocada por un divorcio o separación familiar, sea un duelo o un cambio de ciudad, hacen que tanto padres como hijos se sientan desconcertados y confundidos. Los cambios de estado de ánimo, el estrés y la frustración, complican la comunicación con quienes nos rodean. En los jóvenes se pueden manifestar desde problemas de indisciplina hasta problemas de aprendizaje. En los adultos, los problemas se pueden somatizar provocando continuos malestares, cómo: migrañas, problemas gastrointestinales o cardiovasculares, entre otros.

 

Los problemas o distanciamientos entre familiares agudizan la falta de cooperación y apatía entre ellos produciendo rencores y desprecios muy difíciles de superar. Este tipo de ambiente hostil se puede remediar a través del yoga familiar. ¿Por qué practicar el yoga familiar? Por que la familia cómo un sistema necesita de medios para fortalecer sus vínculos internos y facilitar el equilibrio y armonía entre sus miembros. El yoga es una disciplina de ejercicio que ofrece rutinas individuales o en pareja que ayudan a apreciar los limites y potenciales personales. Cuando se trabaja en familia se empieza a tomar conciencia de la atención que requiere cada cuerpo, en especial si es un familiar. Acercando a los participantes y motivándose mutuamente se empiezan a sanar heridas y formar lazos más resistentes.

 

Entre los factores que afectan la armonía en la familia están la falta de comunicación o intereses comunes entre sus miembros, compartir una actividad común es un primer esfuerzo para disminuir este riesgo. Sin embargo, cuando prevalece la falta de empatía y de afecto, es necesario reforzar el contacto físico, ya que a través de reconocer a los demás cómo personas, nos reconocemos cómo seres frágiles y dependientes que se necesitan mutuamente. En la unión está la fuerza. Las familias deben mantenerse unidas para procurar el bienestar de quienes la integran.

 

Al fomentar la interacción física y emocional se logran varios beneficios; entre ellos, favorece la condición física entre los miembros, mantiene el metabolismo de cada persona en forma. El yoga es una excelente disciplina que trabaja todo el cuerpo sin necesidad de grandes inversiones o equipo de entrenamiento. Al realizar ejercicios de respiración se incrementa la oxigenación, se mejora la concentración y ayuda en el manejo de emociones. Se reduce el sedentarismo y es una actividad física que puede continuar realizándose hasta muy avanzada edad. Es también un forma de meditar y fortalecer la espiritualidad de las personas. Existen diferentes estilos y formas de yoga, cualquiera que se ajuste al estilo de vida de la familia servirá para que cada uno se sienta más enérgico, centrado y con una mejor actitud hacia la vida.

 

Durante una sesión de Yoga familiar, se realizan rutinas de Asanas o Posturas en pareja o en conjunto; procurando un ambiente de relajación y meditación; se ejercita el cuerpo y la mente. Cuando los niños son muy pequeños se emplean juegos o fantasías mentales para que disfruten de los ejercicios haciendo referencia a figuras o animales. Para los jóvenes, o padres más activos, que gustan de reto más físico pueden practicar el Ashtanga Yoga popularizado por K. Pattibhi Jois en los 70´s. O bien practicar el Hatha Yoga que resulta más relajante y que se concentra más en el trabajo de posturas, que en realizar ciclos de trabajo como el Ashtanga. Ambos ofrecen beneficios al sistema respiratorio, nervioso y mejora el estado mental de las personas.

 

Existen también otras variantes o estilos de yoga que se pueden practicar en familia. El Yoga de Polaridad, desarrollado por el Dr. Randolph Stone, (www.digitaldrstone.org) se basa en la idea de que nuestro cuerpo está cargado con energía electromagnética que hace que el cuerpo goce de vida ya que su flujo es lo que brinda vitalidad y fuerza. Cuando hay un daño o bloqueo esto se manifiesta en dolores o malestares, que se pueden liberar tanto a través de Ejercicios de Polaridad, que son rutinas de ejercicios enfocados a liberar el estrés o contracturas musculares. Este tipo de ejercicios facilitan la liberación de cargas o bloqueos en la matriz de energía que forma el cuerpo y brindan un sentimiento de equilibrio y armonía a la persona.

 

A nivel emocional se puede trabajar con el Yoga de la Risa, que consiste en dinámicas o ejercicios que ayudan a liberar al niño interno, brindando la oportunidad de sentirse bien. Reír ayuda a mejorar la respiración, libera los músculos y brinda bienestar a la persona o grupo. Este estilo fue desarrollado por el Dr Madan Kataria (www.laughteryoga.org) bajo el concepto de que la risa es una respuesta humana que ayuda en la liberación de estrés y dopaminas para relajar al organismo. A través de esta técnica se logra que la risa prevalezca como motor de bienestar para las personas. Rompiendo con la rigidez o temores de las personas, se facilita que las personas se relajen y se den oportunidades que bajo otras situaciones no se podrían dar. Reír te hace sentir bien, ayuda a mantener una actitud positiva ante la vida.

 

Lee también: Niños sanos, fuertes y felices, ¿cómo lograrlo?

 

Participar del tiempo y actividades que ayuden a fortalecer los lazos en pareja o familia es siempre un reto, los horarios y disponibilidad de cada uno para coincidir hacen que la continuidad se complique, pero cuando es una disciplina que todos comparten, las oportunidad de practicarlo aunque sea sólo una vez por semana sirven para el fomentar el crecimiento familiar. Al cuidar de la salud física, mental y emocional de quienes nos rodean se logra que el ambiente familiar mejore; cada integrante es un elemento importante en el cambio de ambiente en la familia por eso es importante que desde pequeños se les inculque la rutina de practicar yoga con sus papás y hermanos. Si uno está bien, los otros estarán mejor.

 


 

L.c.t.c. Jorge Alberto Rojas Herrera M.A. // Terapeuta e Instructor POLARIDAD
alberto@rojasherrera.mx
*Artículo originalmente publicado en el nº6 de Yei!

Recibe antes que nadie los mejores artículos y eventos

Registrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que se publique nuevo contenido

Tus datos estarán seguros y no serán compartidos con nadie. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario